Cuando yo estudiaba audiovisuales, no recuerdo bien que asignatura fue la que nos explicaron los diferentes roles que tiene cada persona implicada en una producción cinematográfica. Pero uno de esos roles, era el Director/a de Fotografía. A mí lo que me explicaron, y lo que se me quedó grabado hasta día de hoy, era que el director de fotografía es el encargado de la estética de la película, que utilizando la iluminación, el encuadre o el foco apropiados, dan sentido y coherencia a la película.
Y para que nos lo explique mejor, hoy traigo una entrevista muy especial y personal a Pol Turrents, Director de fotografía y especialista en cinematografía digital. Encargado del blog: directordefotografia.wordpress.com

Para que todo el mundo lo entienda, explícanos ¿qué es un director de fotografía?

Para mí, un dire de foto es la persona que evidentemente crea la estética de la producción que sea, pero tiene más peso que eso… Para mí se divide entre una responsabilidad artística, que es la que conoce todo el mundo, una técnica, que es el control de las herramientas para conseguir exactamente lo que buscamos y finalmente la de producción, distribuyendo los recursos para que a la producción no se les desmadren los costes.
En la parte artística, somos traductores de lo que imagina el director, además de aportar visiones que quizás él no tiene presente. En la técnica, convertimos esos números, curvas de gamma, diafragmas… en emociones, y finalmente cogemos el tiempo y dinero que nos da el productor y con ello organizamos todo para que se cumplan los deseos visuales de la producción.

¿Qué se necesita para ser un buen director de fotografía?

Diría que en general… sentido común y mucha cultura audiovisual.
El sentido común es fundamental para organizar los rodajes sin que se vayan de las manos, así como para decidir qué hacer en cada momento…
En cuanto a la cultura, yo creo que es básica para poder tener criterio y además, tener maneras de referenciar estéticas y narración y usarlo como vía de comunicación con el director y el resto de miembros del equipo.
Finalmente, evidentemente también se necesita de formación tecnológica, pero esa es la más fácil de aprender, está en manuales y libros… lo que no se puede aprender fácilmente es a emocionarse y sentir.

¿Qué era lo que querías ser de pequeño? ¿Por qué acabas siendo director de fotografía?

Desde que tengo uso de razón que veo películas. Me decían constantemente que no me serviría de nada ver tanto cine… Pero ¡y tanto que me ha sido útil!
En realidad mi sueño era más básico, ya que yo creía que lo de hacer cine era imposible, así que mi sueño era ser cámara de noticias en la tv catalana, tv3.
Ese sueño fue muy fácil de cumplir y desde los 14 años entro en las televisiones locales de Barcelona, alternando con rodajes de publicidad dónde hacía de meritorio… fui escalando puestos en paralelo en cine y televisión, y durante años he tenido carreras paralelas en tv y cine…
Superada la época de operador de cámara, empecé a mirar un poco más allá y vi que lo siguiente era o ir para realizador/director o hacía dirección de fotografía, y como lo de dirigir actores no me emociona, y la luz me flipa… me fui a por lo segundo.

Empezaste tremendamente joven, ¿cómo es eso posible? ¿Hay alguien en tu familia o alguien cercano que te inspirara?

La verdad es que no… mi padre era mecánico y mi madre peluquera. Aunque tengo algo de familia en televisión, nunca he tenido relación profesional con ellos y no influyeron en nada… No sé… es vocacional totalmente. Creo que la primera vez que pedí que me regalaran algo concreto con 8 o 9 años, fue una cámara de fotos… y desde allí para adelante.
Creo que uno de los regalos que más me han flipado en mi vida, fue con 12 años, un pequeño trípode (que aún conservo!). Me pasaba horas haciendo panorámicas como un tonto…

¿Y actualmente, qué o quiénes son tus inspiraciones día a día?

Eso es muy complejo… me inspira todo lo que me emociona. A veces es una película, un cuadro, una fotografía… vamos desde Gregory Crewdson a Goya, pasando por Lubezki o Storaro…
Pero también la vida. Hagamos flashback! (como en ‘Amanece que no es poco’): Retrocedemos a un mes de julio de finales de los 90. Conocí a una chica maravillosa, de la que estuve profundamente enamorado…. ella, vivía en Calella, en plena costa catalana, y mientras se iba a estudiar durante el día, yo me quedaba trabajando con el ordenador en su casa y volvía justo JUSTO al atardecer. Entraba a la casa y evidentemente nos abrazábamos infinitamente y recuerdo que todas y cada una de las veces que pasó eso, una maravillosa luz dorada inundaba su salón a través de unas cortinas que tamizaban la dureza de esa hora mágica…
Esa historia acabó al poco tiempo, pero ese baño de luz dorado está presente en muchas de mis producciones, y me paso recreando una y otra vez ese momento de luz tan mágico y que a mí tanto me gusta.

¿Cuál fue tu primer proyecto como Director de foto en el que sintieras que estabas justo donde querías estar y haciendo lo que estabas haciendo? En resumidas cuentas, ¿cuándo sentiste por primera vez que habías llegado a la autorrealización?

Sentirme realizado, creo que me he sentido realizado desde que cogí mi primera cámara “profesional” con 14 años… Pero yo creo que si te gusta lo que haces, por mucho que te sientas a gusto, siempre aspiras a más. Cuando se está en los 20 y pocos, la vida se toma como una carrera de galgos, en la que persigues un conejo (que es la realización de tus sueños profesionales) y que crees que nunca lo atraparás… pero yo tuve la suerte de atrapar ese conejo varias veces en mi vida, cada vez situando una meta cada vez más alta, y finalmente descubres que lo importante para realizar tus sueños no es alcanzar un objetivo, sino disfrutar del camino. Disfrutar de la gente que conoces en este trayecto y que te hacen crecer como persona y profesional, abriéndote nuevos mundos. A mí me gusta escuchar a todo el mundo, pero especialmente a la gente que empieza, que no tienen vicios adquiridos y vienen con mentalidad fresca, y reiniciar mis metas con ellos. A día de hoy, trabajo con directores famosos y consagrados, pero de golpe también me lio a hacer cortometrajes, o como estos días, que he ayudado a una chica que me pidió un cable a hacer un documental de trabajo de fin de carrera y que ha resultado ser una maravilla de pieza y un gran descubrimiento.

Después de una larga carrera, en donde has empezado desde abajo, en donde has vivido cada momento desde un simple meritorio hasta ahora como gran director de fotografía. ¿Qué te gustaría hacer? ¿Con que director te gustaría trabajar y haciendo qué?

Bueno, yo no me considero para nada un gran director de fotografía (a menos que te estés refiriendo al tamaño de la barriga, claro). Creo que aún tengo mucho camino a hacer para aprender y seguir creciendo. No me considero ni la sombra de gente como José Luis Alcaine, Javier Aguirresarobe o incluso operadores más jóvenes e increíbles como David Omedes o Xavi Gimenez…
Sigo experimentando, probando, buscando los proyectos que me hagan evolucionar y soñar. Me gustaría seguir como estoy, rodando un largometraje al año, con calma y entre medio, publicidad, videoclips, documentales… tengo bastante suerte con la gente que trabajo normalmente y me considero afortunado.
Me gustaría trabajar con cualquiera que tenga ganas de contar historias y ame profundamente su oficio. ¿Pedir por pedir? Un viejo amigo con el que siempre he soñado trabajar: Montxo Armendariz. Por la forma que tiene de contar sus películas y por el tipo de cine que hace, pero insisto, cualquiera que tenga cosas que contar en el cine, puede contar conmigo.

Cuando no eres director de fotografía, ¿quién eres? ¿Qué te gusta hacer?

Tengo demasiados intereses… evidentemente la fotografía es uno de ellos, y hago MUCHISIMAS fotos constantemente… principalmente de cielos. Aquí se pueden ver algunas de las fotos que tomo: Flickr Pol. De hecho, la obsesión por publicar fotos de cielo, hizo que un cantante amigo llamado Pep Sala (autor del tema ‘Boig per tu’), me dedicara una canción llamada “Núvols de colors” en su anterior disco, y es una de las cosas más bonitas que me han pasado. Que alguien que admiras (yo era fan de su grupo SAU cuando era adolescente), te dedique completamente una canción a tu persona y trabajo.
Por otro lado, veo cine constantemente, soy un asiduo a la sala Phenomena de Barcelona, dónde proyectan mucho cine clásico, y si no, en casa tengo como 2000 dvds/blurays. Intento ver una peli por día más o menos.
Y por último, al margen de cosas que me gustan como jugar a videojuegos, visitar museos o simplemente pasear por Barcelona, mi otra gran pasión son los musicales, principalmente de teatro. Durante muchos años he viajado regularmente a Londres y Broadway para ver todos los musicales que he podido. Eso lleva a que uno de mis sueños también sea rodar un musical, claro…

Si hicieran una película de tu vida, ¿qué director de fotografía te gustaría que trabajara en ella?

¡Yo! ¿No se interpretó Julio Iglesias a sí mismo en el biopic de su vida ‘La vida sigue igual’? Si no puede ser, pues bienvenido sea Allen Daviau o John Toll.

En este sector cada día sale algo nuevo, los equipos técnicos avanzan con nuevas y renovadas opciones, la tecnología en general avanza a pasos de gigante. ¿Cómo consigues adaptarte y estar a la última?

De hecho, cree www.directordefotografia.com (antes era Digitea) porque era la manera de auto obligarme a estar al día de todo. Al tener la rutina de publicar novedades constantemente, entras en una rueda de conocimiento constante y encima estas comentando con la gente regularmente sobre nuevas tecnologías, con lo que te ayuda a estar al día constantemente. Igualmente en rodaje no tiramos nunca de las últimas tecnologías… cuanto más importante es un rodaje, menos probable es que usemos la última cámara, foco o postproducción… los experimentos mejor con gaseosa y cuando están los sistemas establecidos y funcionan siendo probados en cortometrajes o algo parecido, es cuando los usamos en el día a día.

Tú que has vivido grandes avances, ¿analógico o digital?

Hay sitio para todo. Yo crecí con el analógico, pero fui de las primeras generaciones que hizo el salto al HD… Me he tirado muchos años en el mundo del digital, y desde hace un tiempo estoy tirando muchas fotos en fotoquímico, con ganas de hacer algún rodaje en 35 mm o 16 mm, siempre que el proyecto precise de ese look y presupuesto, claro.

No es un secreto que la crisis que ha afectado a España, pegó fuerte en el sector audiovisual ¿Cómo has vivido tú la crisis?

Yo he pasado rachas… en plena crisis lo sobreviví bastante bien vinculado sobre todo a Sony y tv3. Curiosamente en 2015, fue un año muy raro, empezó increíblemente bien, pero de julio a diciembre fue un descalabro total. Cuando las cosas se recuperaban, yo no acabé de encontrar proyectos y combinados con una mala época personal hizo que el pasado año, que no ha sido el peor de la crisis audiovisual, para mí no fuera muy bueno. 2016 por suerte está siendo (de momento) muy amable conmigo.

¿Hacia dónde crees que avanza el sector audiovisual?

No lo sé… de hecho no lo sabe nadie a estas alturas. Youtube le está comiendo terreno a bocados a las cadenas de televisión y no lo está viendo nadie desde el sector audiovisual. La llegada de los VR 360 abre una nueva puerta a la producción que prácticamente no tiene referente anterior en la historia.
La parte positiva es que los espectadores online cada vez más se les ve como consumidores y cada vez menos como piratas.

¿Cómo crees que será un director de fotografía dentro de 50 años?

Puede que cambien las tecnologías, pero el trabajo de narración audiovisual no estará tan lejos. Ni haciendo 360 ni nuevas cosas como la lytro
Nuestro trabajo no es eminentemente técnico, sino creativo y de apoyo al director, con lo cual, seguiremos construyendo imágenes y llevando a cabo lo que sueñan los directores.

Desde aquí, muchísimas gracias Pol, por tu amabilidad, sinceridad y sentido del humor. Gracias de verdad por haber realizado esta entrevista y por todo lo que haces en tu blog, somos muchos los que te seguimos y aprendemos cosas nuevas gracias a ti.